BETHSAIDA DE JESÚS

ARQUEOLOGÍA BÍBLICA

Se ha registrado un hallazgo que significa una doble confirmación de menciones de la Palabra de Dios, con relación a una misma población del antiguo Israel.

Las excavaciones que se realizan en la región de los Altos del Golan, han permitido encontrar la puerta de entrada a la ciudad de Zer.

Este importante centro urbano, es destacado en el Libro de Josué en el Capítulo 19:35:

Y las ciudades fortificadas son Sidim, Zer, Hamat, Racat, Cineret.

Con este nombre, Zer,  se conocía a la población en los tiempos del Primer Templo y era por su tamaño, riquezas y fortificaciones impresionantes, un centro de gran importancia.

Posteriormente un grupo de 20 arqueólogos de varios países, realizaron perforaciones en dos sitios diferentes del área del  y realizaron otro notable descubrimiento.

Vestigios de Bethsaida la ciudad donde Jesús vivió en Galilea, al norte del Mar del mismo nombre y realizó uno de sus más notables milagros, durante su Ministerio Terrenal.

Tal como consta en el Nuevo Testamento en el Evangelio de Marcos 6:30-44. En aquellos tiempos del Segundo Templo, el nombre de Bethsaida había reemplazado al de la más antigua Zer.

Las investigaciones continúan en el noreste del Mar de Galilea en el Parque del Jordán, en una región que constituye motivo de atracción de turistas de todo el mundo.

Entre ellos se destacan los cristianos evangélicos, que pueden ver con sus ojos algunos lugares notables del Ministerio del Hijo del Hombre.

Fuente: Israel Antiquities Authority

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

LA VULGATA

 

LA OTRA HISTORIA

La Biblia que conocemos como Vulgata, es un texto que se origina en el trabajo realizado por Jerónimo de Estridón, conocido en la iglesia católica como San Jerónimo.

Este erudito recibió el mandato del papa Dámaso I que estudiara y redactase un nuevo documento basado en los escritos en hebreo del Antiguo Testamento y del griego, del Nuevo Testamento.

El trabajo final fue objeto de cambios a medida que se fueron perfeccionando las fuentes para contrastar las distintas versiones que existían en la que podríamos llamar Baja Edad Media.

La llamada Biblia de París, fue determinante en el siglo XIII en la laboriosa tarea de recopilar nuevas fuentes, para llegar a la redacción de un texto que con nuevas correcciones, llegó hasta el Concilio de Trento.

En todo este proceso es necesario tener presentes dos hechos significativos: La invención de la imprenta que se atribuye al alemán Johannes Gutenberg en 1440.

El otro hecho relevante fue la publicación de las 95 Tesis por Martin Lutero, iniciando el proceso que conocemos como la Reforma Protestante, en 1518.

Con la influencia de estos hechos significativos, finalmente el Concilio de Trento dispuso entre 1545 y 1547, que la Biblia conocida como la Vulgata, fuera adoptada por la iglesia católico como texto oficial. Concretamente en 1546.

Es significativo recordar que el Concilio de Trento, marcó el inicio de la llamada Contrarreforma, para oponerse a la acción de los seguidores del movimiento que iniciara Lutero en Alemania.

Toma como referencia a la traducción realizada en Alejandría, por los eruditos de la época y que se conoce como la Septuaquinta.

Este documento contenía los textos apócrifos, que no están recogidos en la versión que realizó Martin Lutero, basado en la traducción del Antiguo Testamento en hebreo y del Nuevo, en griego.

Se la identifica también como Vulgata, porque fue traducida al latín corriente y no al latín erudito, que solamente era utilizado por quienes poseían un alto nivel cultural.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

LA BIBLIA – Libro

 

 

 

ESTUDIO 1.

La Biblia es el Libro más leído y publicado del mundo. Fue el primer Libro impreso por el alemán Johannes Gutenberg. Su primera parte, a la que conocemos como Antiguo Testamento o Antiguo Pacto, tiene un claro trasfondo oriental. Fue escrita en hebreo y en algunos pasajes de los Libros de Esdras y Nehemías, se utilizó el arameo, que era el idioma coloquial de la región. Jesús también usó breves frases en arameo.

Su segunda parte, que denominamos Nuevo Testamento o nuevo Pacto, tiene una predominancia de la cultura helena y sus textos están escritos en griego.

Podríamos decir que la Biblia revela a los hombres el comienzo de la Eternidad, a través del Libro de Génesis y como será el fin de los tiempos o la Eternidad futura, con el Libro del Apocalipsis o La Revelación.

Quién pudo revelar el pasado relacionado con la Creación?

Solamente Dios.

Quién puede revelar el futuro?

Solamente Dios, encarnado en el Hijo, como Jesús, miembro de la Trinidad.

La Biblia es la Palabra de Dios, se explica a sí misma y es sagrada y santa porque así lo declara el propio Texto.

Es inerrante, Salmos 12:6, 119:140, Proverbios 30:5, Juan 10:35. Y también es infalible como declara Pablo en 2 Tito 3:16-17.

La Biblia es un Texto de Dios para los hombres y no es otro libro de historia o de ciencia. Es la Palabra del Eterno para la humanidad. Es la Revelación del Creador de todo lo que es bueno para ser conocido por las joyas de su Creación.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

DESCUBIERTO CÓDICE BÍBLICO

HACIENDO MEMORIA – DCLXL

4 de Febrero de 1859

En Egipto son encontrados los restos de la copia de la Biblia escrita en griego koiné, cuya antigüedad es situada en torno al IV siglo de la era cristiana.

Los textos fueron conservados en un monasterio del Sinaí y por tanto recibieron el nombre de Codex Sinaiticus y estaban escritos en pergamino.

Su descubrimiento alcanzó un gran valor pues permitió corroborar diversos pasajes del Antiguo Testamento. Los textos estaban escritos en pergaminos cuyas medidas promedio eran de 70 por 40 centímetros, agrupados en ocho hojas, según era la costumbre de los primeros siglos.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

PEQUEÑO

Un joven recién convertido se mostraba abatido y con poca voluntad para seguir estudiando la Palabra y también para servir en la congregación.

Guiado por el Espíritu y la experiencia que dan los años, decidí hablar con este joven que desde el primer momento había impresionado favorablemente a todos los que teníamos responsabilidades.

Me dijo con mucha franqueza que se sentía tan pequeño que pensaba que nunca haría nada para Dios, precisamente a causa de esa condición.

Le expliqué con paciencia y Sabiduría de lo Alto, que precisamente es a los pequeños a los que el Eterno usa para cumplir con sus Propósitos.

Difícilmente el Creador pondría en manos de un presuntuoso alguna parte de su Obra, porque no haría otra cosa que aumentar su vanidad.

Le sugerí que estudiara en el Antiguo Testamento para que advirtiera como el Todopoderoso creó de un grupito de personas a todo un Pueblo al que le dio identidad en el desierto luego de sacarlo de la esclavitud de Egipto.

Acaso es Israel un pueblo numeroso? No es un pequeño pueblo? El joven comprendió el mensaje y pronto recuperó todo aquello que demostraba que era un apartado del Señor!

Isaías 60:22

ES – El pequeño vendrá a ser mil, el menor, un pueblo fuerte.

       Yo Jehová, a su tiempo haré que esto sea cumplido pronto.

PT – O menor virá a ser mil, e o mínimo, um povo grandíssimo.

       Eu, o Senhor, a seu tempo o farei prontamente.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

PROFETAS…?

En forma casi cotidiana podemos ver como hay hombres y mujeres que se adjudican a sí mismos, la condición de profetas.

Pareciera que más que de una condición se trata de un cargo, para diferenciarse del resto de los miembros de las congregaciones o del resto de los creyentes.

Si fuera que se consideran profetas, que respaldo bíblico tendrían?

Y si utilizaran profeta como un cargo, que respaldo bíblico tendrían?

Estas dos preguntas son tan importantes, como lo deberían ser las respuestas de quienes se presentan públicamente como profetas.

Jesús dejó rotundamente aclarado en el Evangelio de Mateo, la importancia que tuvieron los profetas en el Antiguo Testamento o en el Antiguo Pacto.

Podemos los hombres adjudicarnos de forma permanente la condición de profetas?

Es hora de pensar en nuestra comparecencia en el Juicio!

Qué argumentarán quienes se llaman a sí mismos profetas?

Deuteronômio 18:21-22

 E se disseres no teu coração: Como conheceremos a palavra que o Senhor não falou?

 Quando o tal profeta falar em nome do Senhor, e tal palavra se não cumprir, nem suceder assim, esta é palavra que o Senhor  não falou; com soberba a falou o tal profeta; não tenhas temor dele.

Deuteronomio 18:21-22

Y si dijeres en tu corazón: ¿Cómo conoceremos la palabra que Jehová no ha hablado?;

si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta; no tengas temor de él.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EL PLAN DE DIOS

LA BIBLIA ENSEÑA / II

 

Desde siempre el Dios Trino contempló a los seres vivientes como la demostración de su propia Grandeza y al hombre, como la Creación a su semejanza.

La caída de los primeros padres, determinó el Plan de Salvación, que desde la Eternidad fue trazado para rescatar a los hombres de su propia maldad.

El Antiguo Testamento es el compendio de todas las situaciones que fueron formando el grandioso Plan de Salvación, que se concretaría con el Advenimiento de Jesús, con su muerte y gloriosa Resurrección.

Solamente queda pendiente de concreción de los Textos Sagrados, el Segundo Advenimiento de Jesús como Rey y su reinado milenario, como se nos ha revelado en el Libro de Apocalipsis, por inspiración del propio Hijo del Hombre.

El Soberano tuvo en un hombre, en Moisés, a su gran revelador y por eso es el más grande de todos los profetas. Basta advertir lo impresionante que resulta la vida de Moisés, ya que fue quién anuncióadvirtió a su pueblo, que luego de la liberación de la cautividad de un pueblo pagano, los egipcios, serían nuevamente esparcidos entre los paganos por apostatar del Señor. Y que la Tierra de la que tomarían posesión, sería dejada en ruinas.

Moisés fue el hombre que tuvo la inimaginable carga de ser el liberador, el profeta y también el legislador del Pueblo que sería bendición para todas las naciones, según la promesa que le hizo a Abram, a quién se llamaría luego Abraham.

Moisés tuvo además la responsabilidad de escribir los cinco primeros Libros del Antiguo Pacto, porque seguramente no había otro hombre como él, que fuera capaz de comprender por experiencia personal, los hechos extraordinarios que en ellos se narran.

Colocarse frente a la Biblia, es una tarea que supera el talento y la capacidad de los hombres. Solo por la Gracia, seremos capaces de acercarnos a la Verdad que Dios nos ha revelado en ella.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

 

 

 

 

LOS LÍMITES

Cuando leo el Antiguo Testamento y aprecio con qué minuciosidad Jehová administra los territorios de Su Pueblo, recibo una gran lección sobre los límites que les impone.

Evidentemente se trata de límites físicos, que son los que permitieron que las Tribus de Israel, pudieran no solamente convivir, sino también establecer sus propias normas y crecer.

No es acaso lo mismo que ocurre con las personas?

Algunos piensan, que los límites son los impiden a los hombres y a las mujeres desarrollar sus talentos, cuando en realidad es todo lo contrario.

Pienso que cuando obramos sin límites, lo que ocurre es que perdemos la libertad, porque inevitablemente somos cautivos de las acechanzas del mundo.

Somos víctimas del dinero, de la lascivia, de la vanidad y del caos, porque creyendo que cada vez somos más libres, lo que estamos haciendo es caer en un abismo tenebroso.

En la vejez de Josué, recibió de Jehová las instrucciones para que las Tribus pudieran ocupar los territorios que les asignó.

Y lo hizo con límites muy precisos!

Yo también tengo límites, que cada vez que trato de violentarlos, siempre termino lamentando mi torpeza y pidiendo perdón al Supremo para restaurar los daños.

Cada límite que me impongo y que impongo a mis hijos, es en realidad una defensa poderosa, primero contra mi propia persona, que no termino de someter a la Obediencia reclamada.

Cada vez que hablemos de límites, no caigamos en la tentación de evitarlos o de negarlos, porque entonces estaremos dando los primeros pasos en la dirección equivocada.

Nos estaremos alejando del verdadero Camino!

Josué 18:20

Y el Jordán era el límite al lado del oriente. Esta es la heredad de los hijos de Benjamín por sus límites alrededor, conforme a sus familias.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SOY PROFETA?

profe

Esta es una pregunta que más de una vez me he formulado, cuando advierto que hay personas que se presentan como tales.

En el Antiguo Testamento esta cuestión queda zanjada con rotundidad. Es Jehová quién elige a los hombres a través de los cuáles dejará sus mensajes.

La decisión es de Jehová!

Por esta razón cuando Jesús se dirigió a los judíos hizo mención a los profetas, porque ellos podían comprender lo que les estaba diciendo.

Pero fue a partir de Jesús, cuando todo cambió con relación a las profecías y a los profetas.

Luego del Primer Advenimiento, el Hijo del Hombre nos anunció que nos dejaría el Espíritu Santo, a través del cual recibiríamos Poder.  

Pedro cuando dirigió su primer mensaje a los israelitas también les anunció que recibirían Poder, tal y como el profeta Joel expresó al Pueblo de Israel 400 o 500 años antes de Cristo.

En el Nuevo Testamento no se habla de profetas. Se habla de hombres y mujeres que serán instrumentos para recibir profecías para edificar a las congregaciones a las que pertenecen.

Entonces: Soy profeta?

Respuesta: es un No rotundo.

Puedo ser profeta?

Respuesta es un SÍ  rotundo.

Resulta contradictoria esta negación y esta afirmación?

De ninguna manera. Nadie puede decir que es un profeta que habla en nombre del Señor. Pero cada uno de nosotros, hombre o mujer, SÍ puede ser un instrumento para expresar una revelación profética.

Las cuestiones de Dios están relacionadas con su Majestad, ante las que debemos obrar con temor y temblor.

Seré profeta en el momento y la circunstancia que el Supremo determine. O no lo seré!

Joel 2:28

Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne,

y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas;

vuestros ancianos soñarán sueños,

y vuestros jóvenes verán visiones.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

1 2