EL PRÓJIMO

DEVOCIONAL

La muerte de una conocida de muchos años, permitió saber lo que ocurrió en los últimos meses de su vida, afectada como estaba por una dolorosa enfermedad.

Tan grave fue su estado que prácticamente estuvo impedida de realizar la menor de las tareas. A pesar de su agrio carácter y de sus actitudes de rechazo, un grupo de mujeres cercanas a ella tomaron una decisión.

Sin tener en cuenta sus malas actitudes, decidieron ayudarla en todo lo que precisara y se organizaron para asistirla en su casa, todos los días de la semana.

Cuando conocí lo que había pasado, recordé el sentido bíblico del prójimo. A quién ayudamos y a quién dejamos de ayudar, a pesar de poder hacerlo.

Ninguna de estas mujeres que sirvieron a la enferma ahora muerta, recibieron ningún tipo de agradecimiento y siempre palabras de reproche. Pero perseveraron, porque entendieron que era lo que debían hacer.

El único reconocimiento que tendrán será el más valioso de todos: El del Señor!

Mateo 25:34-35
Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.
Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis.

Mateus 25:34-35
Então, dirá o Rei aos que estiverem à sua direita: Vinde, benditos de meu Pai, possuí por herança o Reino que vos está preparado desde a fundação do mundo.
P
orque tive fome, e destes-me de comer; tive sede, e destes-me de beber; era estrangeiro, e hospedastes-me.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

 

REACCIONAR

DEVOCIONAL

Un simple hecho, puede alterar nuestros comportamientos y hacernos olvidar lo sustancial.

Esta reflexión se origina en un episodio que en un principio tuvo mucho de casual, pero que en su momento me alteró y preocupó.

Tanto que tuvo que ser el Espíritu, quién me hiciera volver a la realidad y recordar que siendo hijo de Dios, no podía comportarme de esa manera.

Era necesario reaccionar!

Tengo conciencia de que todo lo que me ocurre está bajo la Soberana Voluntad del Eterno, por tanto cada actitud que adopte tiene que reflejar mi obediencia y mi fidelidad.

Pero, si no consigo reaccionar ante un hecho más o menos trivial, cómo tendré una responsabilidad mayor en mi parte de la extensión del Reino?

Como podré afrontar cuestiones verdaderamente importantes, sino soy capaz de obrar ante lo pequeño o circunstancial?

En definitiva, es necesario que aprenda a obrar como hijo de Dios, no como un hombre temeroso ante otros poderes nefastos. Teniendo como tengo la certeza, que no hay Poder mayor que el del Altísimo!

Jeremías 10:6

No hay semejante a ti,
oh Jehová;
grande eres tú,
y grande tu nombre en poderío.

Jeremias 10:6

Ninguém semelhante a ti,
ó Senhor;
tu és grande,
e grande é o teu nome em força.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

QUÉ PASARÍA…?

DEVOCIONAL

Evocando un pasaje del Ministerio de Jesús, me preguntaba qué pasaría si ÉL me dijera Sígueme, como  le dijo a varios de quienes fueran sus discípulos.

Obviamente las circunstancias son irrepetibles, pero no es menos cierto que aplicando sus propias expresiones, puedo llegar a pensar que ÉL me está mandando algo personalmente.

Si aplico me diste de beber, cuando le acercaste un vaso con agua a un necesitado, lo mismo puedo hacer cuando se me indica que debo hacer algo para extender el Reino.

Muchas veces cometemos el error de creer que los Mandatos genéricos, no nos incluyen para ser respetados y cumplidos.

Cada Mandato debe ser tenido por personal, aunque no nos guste su contenido o nos disguste la forma en que debemos realizarlo.

Nuestro compromiso debe ser siempre firme y concreto. Porque me puedo preguntar: Qué pasaría si dejo de obedecer un Mandato del Eterno?

Y qué pasaría si el propio Dios se cansara de mis rebeldías?

Salmo 119:148

ES – Se anticiparon mis ojos a las vigilias de la noche,

para meditar en tus mandatos.

PT – Os meus olhos anteciparam-me às vigílias da noite,

para meditar na tua palavra.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimoilenio.com

RENUEVO

DEVOCIONAL

Cada vez que decimos que estamos trabajando para el Reino, estamos haciendo una afirmación de un enorme significado.

Yo trabajo para el Reino!

Pero como trabajo?

Por cumplir?

Por convicción?

Por rutina?

Por fe?

Según como sea la respuesta de cada uno, así será también la medida del trabajo que hacemos para extender el Reino que anunció Jesús.

Siempre he pensado que en todo lo relacionado con el Señor no pueden existir cosas a medias. Son o no son, porque así lo determinó el Hijo del Hombre: El si, si, el no, no.

Teniendo claro este concepto todo resultará más idóneo, porque estaré haciendo aquello que verdaderamente es necesario que sea hecho.

Y además de eso, de la mejor forma en que nuestros dones y talentos lo permitan!

En eso consiste el renuevo que cada día debemos de poner al servicio del Eterno. Así como ÉL pone cada día renovada su Misericordia!

Job 14:7

Porque si el árbol fuere cortado,

aún queda de él esperanza;

 retoñará aún,

y sus renuevos no faltarán.

14:7

Porque há esperança para a árvore,

que, se for cortada,

 ainda se renovará,

e não cessarão os seus renovos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EXHIBIRSE

Desde mis primeros tiempos como creyente, me sorprendió ver la cantidad de hermanos que se exhiben o buscan exhibirse en aquello que hacen en la congregación.

Y lo más triste, es que en ese mostrarse también compiten, como si ignoraran que cada uno tiene su Propósito, diferente y exclusivo con relación a cualquier otro.

Con relación a esto, lo primero que he intentado es guardar mi corazón para tratar de no destacar  en el servir, ni para ser o tratar de ser mejor que nadie.

He aprendido que la verdadera Honra, solo el Eterno la concede. Por tanto contentarse buscando la honra de los hombres, tiene su paga. No en el Reino, sino aquí en la tierra.

Jueces 9:9

Mas el olivo respondió: ¿He de dejar mi aceite,

con el cual en mí se honra a Dios y a los hombres,

para ir a ser grande sobre los árboles?

Juízes 9:9

Porém a oliveira lhes disse: Deixaria eu a minha gordura,

que Deus e os homens em mim prezam,

 e iria a labutar sobre as árvores?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ESCONDIDOS…!

 

Prestando un mínimo de atención se puede comprobar como quienes nos llamamos hijos de Dios, estamos como temerosos de mostrar lo que somos.

Asumo mi propia responsabilidad en este asunto, porque el mundo va ocupando los lugares que torpemente estamos cediendo.

Es necesario y me lo digo cada día, que recuperar el Mandato de Jesús y afirmar con rotundidad lo que Él hizo en mi vida y lo que puede hacer en la vida de cada persona. 

No puedo y no debo silenciar esta Grandiosa Obra, como si se tratara de un secreto familiar o de un hecho del que mejor es no hablar.

Hasta cuando me esconderé en mis torpes argumentos para estar callado, para no mostrar ninguna señal que me pueda relacionar con Jesús?

La conquista del Reino es para los valientes, no para quién se escuda en el temor, en la falta de oportunidad o en ese miserable pretexto de no escandalizar a nadie.

Me digo y me repito: La hora ha llegado!

No me digo, está llegando, porque sería postergar una vez más el cumplimiento del Mandato de hablar de las Buenas Nuevas!

Romanos 1:16

ES – Porque no me averguenzo del evangelio,

porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree;

al judío primeramente, y también al griego.

PT – Porque não me envergonho do evangelho de Cristo,

pois é o poder de Deus para salvação de todo aquele que crê,

primeiro do judeu e também do grego.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ALERTA CREYENTES

 

Blog del TIEMPO!

En estos horas se iniciará un gigantesco espectáculo deportivo, que significará además un tremendo montaje comercial.

No está mal que participemos como espectadores de esta cuatri anual oferta. Si en cambio es importante que reflexionemos sobre su significado como acontecimiento mundano.

Es necesario… tener en cuenta que toda exaltación de patriotismo o nacionalismo, es contraria al espíritu de la Palabra de Dios, cuando nos enseña que el Eterno no hace acepción de personas.

Es necesario… que recordemos que se trata de un deporte-espectáculo-negocio que poco tiene que ver con la verdadera naturaleza espiritual que tenemos como hijos de Dios.

Es necesario…que recordemos que nuestra identidad es que somos Ciudadanos del Reino y que todo lo que sea del mundo, no nos debe influir.

Por eso el sentido de esta ALERTA, para que no permitamos que las emociones y los sentimientos nos conviertan en hombres y mujeres con pasiones desbordadas por la alegría o la pena.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com