LO SENCILLO

Mientras miraba como nevaba desde una de las ventanas de mi casa, vinieron a mi mente varios pensamientos.

Ver como esos leves copos de nieve iban modificando el paisaje, me llevaron a pensar como con cuánta poca cosa se podía hacer tanto.

Me lo decía en realidad para mí, porque la idea que surgió es de que los creyentes debemos obrar para llevar el Mensaje de Salvación, puede alterar también el paisaje espiritual de millones de personas en todo el mundo.

Por qué no lo hacemos?

Por qué no abandonamos nuestra comodidad y salimos a evangelizar?

Tal vez por miedo, por indiferencia, por negligencia y en el fondo, por desobediencia al Mandato que nos dejó el Hijo del Hombre.

Los copos de nieve, unos tras otros, van cubriendo la superficie que podemos ver. Qué pasaría si cada uno de nosotros, como los copos de nieve, nos atrevemos a hablar?

Como hombre sencillo que soy, no tengo ningún problema en compararme con un copo de nieve, para hacerme la idea de cómo podríamos ser instrumentos del Espíritu Santo, para tocar y transformar vidas.

Pensé, que en cuanto suban las temperaturas los copos que forman las masas de nieve, irán desapareciendo. Pero la Palabra de Dios permanecerá para siempre. Obremos!

Daniel 12:3

ES –  Los entendidos resplandecerán como el resplandor del

firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud,

como las estrellas a perpetua eternidad.

PT – Os sábios, pois, resplandecerão como o resplendor do firmamento;

e os que a muitos ensinam a justiça refulgirão como as estrelas,

sempre e eternamente.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimoilenio.com

LO PEQUEÑO

El Señor utiliza las circunstancias más imprevistas, para revelarnos Su mensaje de edificación.

Estaba escuchando una música maravillosa, cuando advertí algo que me sorprendió. Como es posible que una misma partitura, que una misma sinfonía pueda ser ejecutada de maneras tan diferentes?

Y con resultados tan distintos los unos de los otros.

En algunos casos las ejecuciones son brillantes y están de acuerdo con el sentido de la genial partitura. Pero en otros, resultan pobres, tan limitados que hasta empequeñecen una obra distinguida mundialmente.

Entonces vino la Palabra del Eterno!

Si esto ocurre con una sinfonía, por extraordinaria que sea, no ocurre lo mismo con la Biblia?

No es acaso la Palabra de Dios?

Y por qué en ocasiones algunos hombres han dejado grandes enseñanzas y en otros casos, el mío sin ir más lejos, reducimos o pretendemos hacerlo, a nuestro propio nivel el Texto Sagrado.

Es evidente que todo depende de la actitud del corazón. Si un director de orquesta eleva su mirada, el resultado será notable. Si yo como creyente, deposito mis ojos en el Señor, lo que la Biblia me enseñe, estará relacionado con la Grandeza de su Autor.

Deuteronomio 6:5-6

Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón,

y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón

Deuteronômio 6:5-6

 Amarás, pois, o Senhor, teu Deus, de todo o teu coração,

e de toda a tua alma, e de todo o teu poder.

E estas palavras que hoje te ordeno estarão no teu coração

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

PREOCUPACIÓN

Dos jóvenes líderes me plantearon como debían obrar, ante los errores de interpretación de pasajes bíblicos por algunos predicadores.

Estaban preocupados y precisaban una respuesta. Y vino de la propia Biblia, para que ser revelada a quienes estaban obrando mal y a quienes escuchaban los mensajes.

En estas ocasiones, es muy difícil hablar del tema con el predicador, porque sus argumentos se desviarán hacia la disciplina y no a la cuestión.

Quién se equivoca varias veces en sus interpretaciones de los pasajes bíblicos, difícilmente admitirá su error y en cambio, ejercerá su autoridad y demandará no caer en rebeldía.

La Palabra de Dios nos manda orar en todo momento y circunstancia, por todo y por todos!

Es la gran solución a este problema y a cualquier otro que se presente en una congregación!

Orar para que el Eterno inquiete a quién se equivoca!

Orar para que los que escuchen interpretaciones equivocadas, sean capaces de escudriñar los mensajes y contrastarlos con la Biblia.

No es una solución fácil, pero siempre es importante dar el espacio y el tiempo para que el Soberano obre sobre todas las circunstancias.

No es lo único que se puede hacer, pero sí es lo primero que se debe intentar!

Salmo 19:11

ES – ¿Quién podrá entender sus propios errores?
Líbrame de los que me son ocultos.

PT – Quem pode entender os próprios erros?

Expurga-me tu dos que me são ocultos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA BIBLIA – Libro

 

 

 

ESTUDIO 1.

La Biblia es el Libro más leído y publicado del mundo. Fue el primer Libro impreso por el alemán Johannes Gutenberg. Su primera parte, a la que conocemos como Antiguo Testamento o Antiguo Pacto, tiene un claro trasfondo oriental. Fue escrita en hebreo y en algunos pasajes de los Libros de Esdras y Nehemías, se utilizó el arameo, que era el idioma coloquial de la región. Jesús también usó breves frases en arameo.

Su segunda parte, que denominamos Nuevo Testamento o nuevo Pacto, tiene una predominancia de la cultura helena y sus textos están escritos en griego.

Podríamos decir que la Biblia revela a los hombres el comienzo de la Eternidad, a través del Libro de Génesis y como será el fin de los tiempos o la Eternidad futura, con el Libro del Apocalipsis o La Revelación.

Quién pudo revelar el pasado relacionado con la Creación?

Solamente Dios.

Quién puede revelar el futuro?

Solamente Dios, encarnado en el Hijo, como Jesús, miembro de la Trinidad.

La Biblia es la Palabra de Dios, se explica a sí misma y es sagrada y santa porque así lo declara el propio Texto.

Es inerrante, Salmos 12:6, 119:140, Proverbios 30:5, Juan 10:35. Y también es infalible como declara Pablo en 2 Tito 3:16-17.

La Biblia es un Texto de Dios para los hombres y no es otro libro de historia o de ciencia. Es la Palabra del Eterno para la humanidad. Es la Revelación del Creador de todo lo que es bueno para ser conocido por las joyas de su Creación.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

QUIÉN SOY?

Creo que muchos de nosotros nos habremos hecho esta pregunta, alguna vez en su vida. O varias veces.

Enunciar el interrogante es relativamente fácil. La cuestión es darle una respuesta que pueda ser contrastable con la Palabra de Dios. Única manera de no equivocarnos.

Como es una cuestión personal, el aporte a la cuestión es también personal. Y creo que en el fondo se trata de hacer lo que el Eterno nos manda, en el momento y en el lugar donde estemos.

De esta manera siendo fieles a ese Mandato, tendremos los elementos para comprender quienes somos y sobre todo, que es lo que el Altísimo quiere que seamos.

De allí la diferencia que existe entre lo que Dios permite que hagamos y lo que ÉL manda que hagamos. Permitir es una cosa y obedecer es otra.

Aunque parezcan muy cercanas, en realidad son diferentes. Si el Todopoderoso nos permite algo, es por su Misericordia. Pero si hacemos lo que nos manda, estaremos bajo la Gracia de su Poder.

Dios es quién sabe quienes somos, quién soy. Si soy fiel y le obedezco, tendré la posibilidad de conocer mi identidad, que no es otra cosa que el cumplimiento del Propósito del Soberano sobre mi vida.

Proverbios 14:8

La ciencia del prudente está en entender su camino;
mas la indiscreción de los necios es engaño.

Provérbios 14:8

A sabedoria do prudente é entender o seu caminho,

mas a estultícia dos tolos é engañar.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA ENSEÑANZA

 

Un viejo y añorado maestro hablaba a propósito de la importancia de aprender, todos los días, un poco más sobre la Biblia.

Siempre fue un hombre directo, sin caer en el ejercicio de dejar sugeridos argumentos, que podían dar lugar a interpretaciones equivocadas.

Con ese estilo, una tarde inolvidable nos sorprendió con una afirmación. Se refirió a la humildad y a la importancia que tiene en la vida de los creyentes.

Pero dijo algo más: La humildad es un obstáculo casi insuperable cuando no está en el corazón de quién recibe la enseñanza.

Y agregó: Pero también la humildad es un obstáculo casi insalvable, cuando no está en el corazón de quien imparte la enseñanza.

Tanto en un caso como en el otro, la importancia de la humildad es tan grande, que la mayoría de las veces grandes maestros y aventajados alumnos, no llegan a la profundidad de la Palabra de Dios, por su falta de humildad.

Desde entonces, me aplico la enseñanza y oro para no ser vanidoso al enseñar y orgulloso cuando me enseñan.

Santiago 4:10

Humillaos delante del Señor,

y ÉL os exaltará.

Tiago 4:10

Humilhai-vos perante o Senhor,

e Ele vos exaltará.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

COMO SOMOS…

Una dolorosa experiencia personal sirvió para que pudiera advertir la tremenda certeza, de todo lo que se nos enseña en la Palabra de Dios.

No porque yo dudara en lo más mínimo de la Majestad y Soberanía de su Autor, sino porque francamente no me esperaba que con determinadas personas se pudieran concretar las advertencias bíblicas.

Pude comprender que infelizmente, que contra más espiritual se declara una persona, más riesgo hay de que nos defraude.

Y lo que es más grave, más riesgos corre de defraudar al Dios Creador!

Esto fue lo que me ocurrió con quienes, constantemente reclamaban espiritualidad a los que estaban a su alrededor.

Sin embargo tanta espiritualidad declarada, quedó en evidencia de la manera más inesperada y por tanto más sorprendente.

No fue un hecho espectacular, sino algo pequeño y difícil de advertir, pero que dejó claro que no todo lo afirmado era cierto. Siempre hay un momento en el que nos mostramos tal como somos.

Entonces recordé varias advertencias de la Biblia. Pero quizás la más importante de todas, es que solamente debemos de confiar en el Eterno.

Él es el Único que nunca nos defraudará!

Salmo 118:8-9

PT É melhor confiar no Senhor do que confiar no homem.

 É melhor confiar no Senhor do que confiar nos príncipes.

ES Mejor es confiar en Jehová que confiar en el hombre.

Mejor es confiar en Jehová que confiar en príncipes.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ESCUDRIÑAR…ESCUDRIÑAR

Este Mandato debemos recordarlo no solo todos los días de nuestra vida, sino también a cada momento de nuestra existencia.

Puede resultar excesivamente dramático este reclamo a cumplir con el Mandato bíblico, pero hoy más que nunca estamos expuestos a ser engañados por las personas o las situaciones más insospechadas.

Así se lo expresaba a un joven matrimonio, que me comentaron que habían salido desorientados del culto dominical y no sabían que hacer.

Sin ánimo de criticar y mucho menos de juzgar, la sugerencia a modo de consejo que les dejé, fue la de que escudriñaran y contrastaran lo escuchado con la Palabra de Dios.

Esta es la prueba irrefutable acerca de si hemos escuchado algo cierto o algo tergiversado por una mala interpretación humana.

Solamente procediendo de esta manera nos evitaremos horas angustiosas, al no saber como obrar frente a determinadas expresiones que podemos haber leído o escuchado.

Cumplamos con rigor el Mandato de ESCUDRIÑAR!

Eclesiastés 12:9

Y cuanto más sabio fue el Predicador, tanto más enseñó sabiduría al

pueblo; e hizo escuchar, e hizo escudriñar,

y compuso muchos proverbios.

Eclesiastes 12:9

E, quanto mais sábio foi o Pregador,

tanto mais sabedoria ao povo ensinou;

e atentou, e esquadrinhou, e compôs muitos provérbios.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio

QUIÉN MUERE…?

La natural tendencia a disfrutar de lo bueno y evitar aquello que no nos gusta, nos aparta de las grandes verdades que se atesoran en la Biblia.

Es completamente natural que esto ocurra, pero no es propio de nuestra condición de hijos de Dios que perseveremos en este tipo de actitudes.

Recuerdo que un maestro enseñaba que muchas veces por evitar lo malo, lo que estamos haciendo es descuidarnos y permitir que las brechas se abran para que el enemigo las aproveche.

Una de esas grandes brechas no es otra cosa que la falta de conocimiento que tenemos de la Palabra de Dios.

Sabiendo como sabemos lo que afrontó Jesús en el desierto al ser tentado por el diablo, deberíamos comprender la importancia de conocer en profundidad el Texto.

Jesús respondió con firmeza a cada tentación con un pasaje bíblico. Que podríamos responder si no sabemos la Palabra?

Vanos serían nuestros argumentos y torpes nuestras explicaciones. Quizás solamente conseguiríamos demorar el triunfo del mal sobre el bien.

Y será en ese momento cuando mueran a las promesas del Eterno, quienes nunca se preocuparon en conocer la Biblia.

Esto debemos entenderlo como una responsabilidad personal, porque el interés primero debe demostrarse.

Estoy advertido, estamos advertidos!

Oseas 4:6

 Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento.

 Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio;

 porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus

hijos.

Oseias 4:6

O meu povo foi destruído, porque lhe faltou o conhecimento;

porque tu rejeitaste o conhecimento, também eu te rejeitarei, para que não

sejas sacerdote diante de mim;

visto que te esqueceste da lei do teu Deus, também eu me esquecerei

de teus filhos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EN MI NOMBRE – VI

La incuestionable realidad de que la enfermedad también afecta a los miembros de las congregaciones, a sus líderes y a sus familias, debe ser analizada desde la perspectiva de la Palabra de Dios.

También es irrefutable que el Creador nos quiere sanos, si está en nuestro corazón cumplir con sus mandamientos y creer en su Poder.

Que ocurre en las iglesias con relación a la sanidad?

Tal vez que en cierta medida se ha ido modificando la certeza por la ambigüedad de pensar que tal vez con la enfermedad el Eterno está buscando enseñar algo o para potenciar la humildad en el enfermo o algún otro propósito no muy definido.

Por esta razón es que en muchas iglesias se ha ido cambiando el sentido de la oración con relación a la enfermedad que padecen sus miembros.

Volver a la fuente única de Sabiduría, nos hará volver también a la certeza única de la Verdad proclamada por el Creador en su Palabra.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com