TEMIDO JOB…!

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<< DEVOCIONAL

Ha pasado más de un cuarto de siglo desde el momento en que acepté al Señor como mi Salvador y me sigue sorprendiendo la actitud que tienen muchos creyentes sobre Job.

Este Libro muestra como la lucha de Dios contra Satanás, siempre se resolverá a favor del Creador, aunque permita las circunstancias tan tremendas que le tocó vivir al protagonista.

Debemos por tanto, reflexionar acerca de que en el mundo espiritual se viven situaciones que no conocemos, pero que nos pueden afectar, poniendo a prueba la intensidad de nuestra fe.

Precisamente, este puede ser el punto por el que tantos creyentes no quieren saber mucho de Job, porque en el fondo todos tememos que nos ocurra  lo que a él.

Sin embargo, debo pensar que en la Soberanía del Eterno, está comprendida mi propia existencia, por lo que todo lo que me ocurra finalmente será para mi bien. Porque solo ÉL puede transformar lo malo en bueno.

Job 1:12
Dijo Jehová a Satanás:
He aquí, todo lo que tiene está en tu mano;
solamente no pongas tu mano sobre él.
Y salió Satanás de delante de Jehová.

1:12
E disse o Senhor a Satanás:
Eis que tudo quanto tem está na tua mão;
somente contra ele não estendas a tua mão.
E Satanás saiu da presença do Senhor
.

 Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

MÉTODO

 

 

 

 

 

 

 

 

Por asombroso que parezca, más de una vez he escuchado esta pregunta: Existe un método seguro para tener éxito en la vida?

Respuestas también escuché varias, pero hubo una que me llamó poderosamente la atención, porque ponía las cosas en su verdadero lugar.

El método seguro para triunfar es: Ante las asechanzas de Satanás  ponerse de rodillas y enfrentarlo!

Siempre de rodillas!

Esta es la actitud más conveniente para alguien que se llama hijo de Dios y que pretende ser cada día más conocedor y hacedor de su Palabra.

Pero esta respuesta, no está relacionada con el éxito?

Y que mayor éxito se puede tener que enfrentar a Satanás y derrotarlo?

Como ocurre en la mayoría de las situaciones, todo está relacionado con lo que entendamos por éxito. Si es por  dinero, fama, honores mundanos…este no es el caso.

Pero si lo que buscamos es ser fieles a Jesús y no rendirnos ante los ataques del enemigo de la fe, entonces derrotarlo con la Oración poderosa, estamos en el Camino cierto.

Cuando alguna vez me pregunté como hacían algunas personas para tener éxito, no sabía lo que estaba diciendo.

Ahora tengo claro que todo lo que tengo es lo que el Proveedor cree que necesito y por tanto no me falta  nada ni me sobra nada.

Al contrario aún así, me alcanza para ayudar a quién precisa una mano tendida!

Si el triunfo está relacionado con Jesús, entonces no dudemos en ponernos de rodillas. En esa supuesta indefensión, está la clave de la victoria!

Efesios 3:14

PT – Por causa disso,

        me ponho de joelhos perante o Pai de nosso Senhor Jesus Cristo.

ES – Por esta causa

        doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo.

Diego acosta / Neide Ferreira

JESÚS Y SU IGLESIA

Blog del…TIEMPO!

A propósito de la decisión del Sínodo de las iglesias luteranas de Noruega, de autorizar los casamientos entre parejas del mismo sexo, creemos que es fundamental recordar los mensajes que JESÚS envió a SUS IGLESIAS. Recordemos el Libro de Apocalipsis.

A Efeso, Apocalipsis 2:2-7

2 Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos;

y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado.

Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.

Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.

Pero tienes esto, que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco.

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.

A Esmirna, Apocalipsis 2:8-11

El primero y el postrero, el que estuvo muerto y vivió, dice esto:

Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás.

10 No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.

11 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte.

A Pérgamo, Apocalipsis 2:13-17

13 Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás.

14 Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación.

15 Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco.

16 Por tanto, arrepiéntete; pues si no, vendré a ti pronto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca.

17 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.

A Tiatira, Apocalipsis 2:19-28

19 Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras.

20 Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos.

21 Y le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación.

22 He aquí, yo la arrojo en cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran, si no se arrepienten de las obras de ella.

23 Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras.

24 Pero a vosotros y a los demás que están en Tiatira, a cuantos no tienen esa doctrina, y no han conocido lo que ellos llaman las profundidades de Satanás, yo os digo: No os impondré otra carga;

25 pero lo que tenéis, retenedlo hasta que yo venga.

26 Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones,

27 y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre;

28 y le daré la estrella de la mañana.

A Sardis, Apocalipsis  3:1-6

Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto.

Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios.

Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.

Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas.

El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

A Filadelfia, 3:7-13

Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto.

Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios.

Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.

Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas.

El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

A Laodicea, Apocalipsis 3:14-22

He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto:

15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. !!Ojalá fueses frío o caliente!

16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

17 Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.

18 Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la verg:uenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.

19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete.

20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.

22 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

Repito y me repito lo que dijo JESÚS: El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com