RENUEVO

DEVOCIONAL

Cada vez que decimos que estamos trabajando para el Reino, estamos haciendo una afirmación de un enorme significado.

Yo trabajo para el Reino!

Pero como trabajo?

Por cumplir?

Por convicción?

Por rutina?

Por fe?

Según como sea la respuesta de cada uno, así será también la medida del trabajo que hacemos para extender el Reino que anunció Jesús.

Siempre he pensado que en todo lo relacionado con el Señor no pueden existir cosas a medias. Son o no son, porque así lo determinó el Hijo del Hombre: El si, si, el no, no.

Teniendo claro este concepto todo resultará más idóneo, porque estaré haciendo aquello que verdaderamente es necesario que sea hecho.

Y además de eso, de la mejor forma en que nuestros dones y talentos lo permitan!

En eso consiste el renuevo que cada día debemos de poner al servicio del Eterno. Así como ÉL pone cada día renovada su Misericordia!

Job 14:7

Porque si el árbol fuere cortado,

aún queda de él esperanza;

 retoñará aún,

y sus renuevos no faltarán.

14:7

Porque há esperança para a árvore,

que, se for cortada,

 ainda se renovará,

e não cessarão os seus renovos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EMPECINADO

DEVOCIONAL

La larga serie de errores y de fracasos de mi vida, tal vez tengan un punto en común: La mayoría de ellos fueron productos  de mi terquedad.

Podría decir que de mi empecinamiento!

Desafiando no solo la lógica natural, sino también la lógica que debería aconsejar al hombre a ser menos impulsivo y confiar también menos, en sus propias capacidades.

Pero, aún en los tiempos mundanos, siempre hay en cada vida una tendencia natural que es difícil de corregir, porque afecta al propio ego.

Por esa razón, cometí errores que naturalmente tuvieron un costo muy grande, no solo para mí sino también para mis amados.

Esto engrandece aún más, la Obra de Restauración de Jesús en mi vida y también en la vida de quienes afecté con mi conducta, que en su momento me parecía de lo más natural.

La infinita Gracia y Misericordia del Eterno, me perdonó y ahora restaura parte del mal que hice, por ser un empecinado.

Job 33:26

Orará a Dios,

y éste le amará, y

 verá su faz con júbilo;

y restaurará al hombre su justicia.

33:26

Deveras, orará a Deus,

que se agradará dele,

e verá a sua face com júbilo,

e restituirá ao homem a sua justiça.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

CAMBIAR?

En un impresionante pasaje de su vida, Job maldice el momento en el que nació y hasta llegó a indicar que tendría que haber ocurrido para no vivir.

El caso de Job es uno de los ejemplos más tremendos que contiene la Biblia y nos enfrenta constantemente con muchas de nuestras situaciones.

Es verdad que difícilmente llegaríamos a vivir una situación como la que le fue permitida por Dios, pero no es menos cierto que como modelo la debemos de tener presente en nuestros tiempos de reflexión.

Job se negó a vivir, pero también luego de recibir la palabra de Jehová, se arrepintió de todo lo que había expresado y reiteró su confianza en quién le había dado la vida.

Es decir, Job tuvo la valentía y honradez de lamentar todas sus quejas y sus manifestaciones ante lo que suponía era la ignorancia del Eterno hacia su persona.

Job tenía que cambiar y cambió!

A pesar de todos sus padecimientos y de las críticas recibidas por sus amigos, dio el paso de fe que debía dar y confesar con su boca su fe en el Supremo.

Siempre tendremos una posibilidad de cambiar. No la desechemos ni la dejemos pasar!

Job 3:11

¿Por qué no morí yo en la matriz,
O expiré al salir del vientre?

3:11

Por que não morri eu desde a madre e,

em saindo do ventre, não expirei?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

RICO…!

 

La cuestión de la avaricia es tan antigua, probablemente como el hombre mismo.

Siempre hubo y habrá hombres y mujeres que son cautivos de su propia necesidad de tener más y más dinero, de ser más y más ricos.

A veces pienso sobre este tema, que esto demuestra que los seres humanos, obramos como si fuéramos a vivir eternamente.

Esto justificaría en parte el afán de ser más ricos, más exitosos, más famosos, que son algunas de las claves de la sociedad en la que vivimos.

Me olvido y nos olvidamos, que así como llegamos de la misma manera nos iremos. Desnudos…sin nada, sin bolsillos donde tener nada o sin poder llevarnos ni siquiera una pequeña moneda.

Esta es la dura realidad de quienes ambicionamos ser más importantes de lo que somos, ante una sociedad que solo aprecia esa condición como la más importante y que a la hora de la verdad suprema, carece por completo de valor.

Pidamos perdón por nuestro error y elevemos nuestra mirada hacia lo Alto, allí donde está la única Verdad.

27:19

 Rico se deita e não será recolhido;

seus olhos abre e ele não será.

Job 27:19

Rico se acuesta, pero por última vez;
Abrirá sus ojos, y nada tendrá.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LOS MALVADOS

Es razonable desesperarse al ver como prosperan los malvados y crecen sus obras?

No es triste comprobar cómo la maldad domina el mundo?

Estos pensamientos son lícitos en nuestros días, pero también lo fueron en los lejanos tiempos de Job. Él también advertía como los malvados obraban también con aparente impunidad.

Antes como ahora la maldad se enseñorea de la tierra y sus pobladores. Lo que no es cierto es que esto complazca al Eterno!

Job no aceptaba que esta realidad fuera para siempre, así como nosotros tampoco la debemos aceptar. Solamente pensemos que cada día nos acercamos más al final de los tiempos.

Entonces serán los lamentos de los malvados y el suspiro de esperanza de quienes creemos en Jesús. Mientras tanto perseveremos en nuestras buenas obras.

Siempre habrá alguien que repare en lo que hacemos y sea capaz de creer en quién nos inspira. El mal nunca prevalecerá sobre el Bien.

Y Jesús será Rey de Reyes, cuando lo veamos por segunda vez en la Tierra.

22:29

Quando te abaterem, então, tu dirás:

Haja exaltação! E Deus salvará ao humilde

Job 22:29

Cuando fueren abatidos, dirás tú: Enaltecimiento habrá;
y Dios salvará al humilde de ojos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

ÉL SABE…!

Dios es Omnipotente.

ÉL sabe:

Lo bueno y lo malo,

Lo poco y lo mucho,

Lo perdurable y lo efímero,

Lo grato y lo ingrato,

Lo sano y lo enfermo,

Lo sincero y lo engañoso,

Lo alegre y lo triste,

Lo pequeño y lo grande,

Lo de servir o ser servido,

Lo firme y lo tibio,

Lo que es bello y lo que no lo es,

Lo que es la Luz y las tinieblas,

Lo que es drama y lo que es comedia,

Lo que duele y lo que reconforta,

Lo confiable y lo desdeñable

ÉL sabe TODO.

Aprendamos a confiar en quién TODO LO SABE!

Job 32:8

ES – Ciertamente espíritu hay en el hombre,

Y el soplo del Omnipotente le hace que entienda.

PT Na verdade, há um espírito no homem,

e a inspiração do Todo-Poderoso os faz sábios.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

EL DOLOR

Image processed by CodeCarvings Piczard ### FREE Community Edition ### on 2015-10-05 16:32:13Z | http://piczard.com | http://codecarvings.com

Creo, que todos tratamos de eludir cualquier forma de padecimiento. Creo, que todos buscamos no caer en ese tiempo tan temido del sufrimiento.

Job, en su momento también lo hizo y se quejó amargamente a propósito de los males que le sobrevinieron, que fueron tan grandes, por lo que llegó a decir palabras muy duras.

Palabras que revelan además a un autor que convirtió al Libro de Job en una de las obras cumbres de la literatura universal.

La historia del personaje puede remontarse a los tiempos de Abraham y el texto haberse escrito varios cientos de años después.

Todos estos detalles sirven para demostrar como el dolor del justo es un tema tan antiguo, casi como el hombre mismo.

La cuestión que siempre me he planteado leyendo a Job, es la magnitud de sus quejas al propio Creador, ya que hasta llega a reclamar la gracia negada de haber muerto en el momento del parto que le dio la existencia.

Las quejas al Soberano por tanto no resultan nuevas y puede que pocas sean tan justificadas como la de este personaje tan importante en Oriente.

Lo que me hace reflexionar acerca de nuestro temor por el dolor y nuestra falta de confianza en el Único que puede aliviarlo y en el Único que nos puede traer el Consuelo que viene de lo Alto.

Job mismo decía que aquello que temía, le terminó ocurriendo, por lo que creo que debo, debemos recapacitar sobre su ejemplo y sobre su regreso al Dios de la Gloria.

No temamos al dolor! Oremos para que el desánimo y la queja, no nos aparten nunca de Quién nos dio la vida.

Job 3:20-21

Por qué se da luz al trabajado,
Y vida a los de ánimo amargado,

Que esperan la muerte, y ella no llega,
Aunque la buscan más que tesoros?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com