LUTERO MONJE

Blog del TIEMPO!

Las efemérides recuerdan el día en que una tormenta atemorizó al joven Martin Lutero, cuando regresaba a su casa.

Ese día verdaderamente comenzaba la Reforma!

Quienes creemos en la Soberana Voluntad de Dios, legítimamente podemos afirmar que de esa manera tan singular, comenzó a cumplirse el Propósito que tenía con el hijo de una pareja de alemanes, que nada tenían de singulares.

Solamente el Eterno conocía como nadie la naturaleza del joven Martin, su sensibilidad y su temor ante determinadas manifestaciones de la naturaleza. De esta manera provocó la promesa de Lutero de hacerse monje

Pensemos: Si él no hubiera sido monje, como hubiera enfrentado a la iglesia católica con sus Tesis?

Si Lutero no hubiera ingresado en los agustinos, que es una de las órdenes mendicantes, como hubiera percibido la gravedad que tenían las indulgencias ofrecidas por Roma?

Si aquel joven estudiante de abogacía no hubiera contrariado a su padre con su decisión y perdido su ayuda, como podría haber ingresado en una orden, cuyos miembros vivían de pedir a las personas para alimentarse?

Lutero prácticamente no tenía otra salida que hacerse monje como había prometido y además en esa orden tan singular, para cumplir con el Plan del Altísimo para su vida.

Nuca olvidemos, que en cada hecho, en cada circunstancia de la vida, siempre está presente la Decisión del Supremo.

Lutero fue un hombre como todos los hombres, pero lo que no debemos olvidar es que él fue el elegido por Dios!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

LA PALABRA

Dios le reveló a Moisés como fue la Creación y destacó de manera muy especial, que todo fue hecho con el Poder de su Palabra

El Eterno estaba magnificando ante los hombres el Poder de su propia existencia, antes de la Eternidad y antes de que comenzara el Principio, como se escribió en Génesis.

Por esta razón debemos de tener especial cuidado con la Palabra. Con la Palabra de Dios para estudiarla, comprenderla y vivirla y también con nuestras propias palabras.

Es sorprendente como el Soberano nos concedió el uso de la palabra, tal vez lo único en lo que nos podemos  aproximar a su Grandeza.

ÉL habló y Creó todo lo que conocemos y lo que desconocemos.

Nosotros hablamos y podemos dar vida o dar muerte a lo que sí conocemos.

Es decir: Si bendecimos a una persona, a una situación, a una iglesia, a un país, estamos dando vida a través de la palabra viva que trae consigo el Poder de Dios.

Si maldecimos, estamos desatando las fuerzas oscuras, opuestas a la Santidad del Altísimo y generamos muerte a los mismos que antes podríamos haber bendecido.

De allí la importancia de la Palabra.

La de Dios porque es la del Omnipotente y del Justo de Israel y la nuestra, porque puede ser la expresión de lo mejor o de lo peor de hombres y mujeres que somos una parte imperfecta de la Creación.

Reflexionemos sobre esta cuestión, porque es necesario advertir que cuando bendecimos también estamos trayendo bendiciones a nuestra propia vida.

Pero cuando hacemos lo contrario, estamos llevando el mal a otros y trayéndolo a nuestra propia vida y a nuestra casa.

No en vano Jesús nos advirtió que en el final de los tiempos, tengamos cuidado para que nadie nos engañe. Y tal vez debemos hacerlo para cuidarnos de nosotros mismos.

De nuestro engañoso corazón que nos puede llevar a decir cosas, que lamentaremos el resto de nuestra existencia.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

QUIÉN SOY?

Creo que muchos de nosotros nos habremos hecho esta pregunta, alguna vez en su vida. O varias veces.

Enunciar el interrogante es relativamente fácil. La cuestión es darle una respuesta que pueda ser contrastable con la Palabra de Dios. Única manera de no equivocarnos.

Como es una cuestión personal, el aporte a la cuestión es también personal. Y creo que en el fondo se trata de hacer lo que el Eterno nos manda, en el momento y en el lugar donde estemos.

De esta manera siendo fieles a ese Mandato, tendremos los elementos para comprender quienes somos y sobre todo, que es lo que el Altísimo quiere que seamos.

De allí la diferencia que existe entre lo que Dios permite que hagamos y lo que ÉL manda que hagamos. Permitir es una cosa y obedecer es otra.

Aunque parezcan muy cercanas, en realidad son diferentes. Si el Todopoderoso nos permite algo, es por su Misericordia. Pero si hacemos lo que nos manda, estaremos bajo la Gracia de su Poder.

Dios es quién sabe quienes somos, quién soy. Si soy fiel y le obedezco, tendré la posibilidad de conocer mi identidad, que no es otra cosa que el cumplimiento del Propósito del Soberano sobre mi vida.

Proverbios 14:8

La ciencia del prudente está en entender su camino;
mas la indiscreción de los necios es engaño.

Provérbios 14:8

A sabedoria do prudente é entender o seu caminho,

mas a estultícia dos tolos é engañar.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SIEMPRE HABRÁ

En cumplimiento de la promesa de Jehová, tenemos la certeza de que todos los días de nuestra vida, su Misericordia se renovará sobre nosotros.

Todos los días!

Hasta el fin!

Esta maravillosa promesa del Eterno, nos debería alentar para corresponder con nuestros hechos, el Pacto que hemos hecho.

Para algunos es una realidad.

Para otros no.

Incluso hay quienes no solo no aceptan la Misericordia del Todopoderoso, sino que rechazan hasta su propia existencia.

Sin embargo, la Misericordia se mantiene inmutable sobre nuestras vidas, solo que como no la aceptamos no la recibimos.

Esa es la gran cuestión que debemos resolver. O aceptamos la Misericordia del Altísimo o la rechazamos con soberbia y prepotencia.

Las consecuencias de una u otra decisión, son exclusivamente nuestras. Como la Misericordia que todos los días derrama el Señor!

Oseias 4:1

Ouvi a palavra do Senhor, vós, filhos de Israel,

porque o Senhor tem uma contenda com os habitantes da terra,

porque não há verdade, nem benignidade, nem conhecimento de Deus

na terra.

Oseas 4:1

Oíd palabra de Jehová, hijos de Israel,

porque Jehová contiende con los moradores de la tierra;

porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la

tierra.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

MENTIR ES…ARTE?

En los difíciles tiempos que vivimos, cada día podemos sorprendernos con algunas afirmaciones que buscan provocar y a veces lo consiguen.

Alguien dijo que mentir era un verdadero arte, porque cuando se mentía bien la mentira no era descubierta y por lo tanto asumida como verdad.

Semejante razonamiento nos lleva a pensar, en cuántas personas pueden haber sido seducidas y justificadas por esta exposición.

Mentir está prohibido por Dios!

Que ocurre entonces, si además de mentir lo hacemos muy bien?

Pues que nuestro desafío al Eterno se multiplica, porque no solamente estamos violando lo que ha establecido, sino que además nos declaramos satisfechos con la forma en la que lo hemos hecho.

Cuando la Biblia nos manda escudriñar todo lo que llega hasta nosotros, no solo es un Mandamiento. Es también una forma de ayudarnos a que no seamos víctimas inocentes de seductoras argumentaciones.

Porque es evidente que resultan tan atractivas como falsas y no tienen otro propósito que hacernos caer, en la trampa del engaño que es el comienzo de la mentira.

Estamos advertidos. No está bien mentir y mentir bien es doblemente desafiante al Altísimo.

Levítico 19:11

ES –  No hurtaréis,

y no engañaréis ni mentiréis el uno al otro.

PT – Não furtareis, nem mentireis,

nem usareis de falsidade cada um com o seu próximo

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

PRUDENCIA

Pertenezco al grupo de personas que muy fácilmente puede volcarse a ayudar, en cualquier circunstancia y en cualquier lugar.

Esto tiene su parte buena, como es obvio, pero también tiene una parte que debe ser considerada con la máxima atención.

Y se trata de la prudencia que debemos de tener cuando tratamos de ayudar a alguna persona, que se encuentra en una situación manifiestamente difícil.

Y por qué debemos ser cautos?

Por la gran razón, de que tal vez sin desearlo, estamos ocupando el lugar de Dios. Es decir, pretendemos obrar donde el Eterno ya está obrando.

Puede que la persona a la que estoy tratando de ayudar, esté siendo objeto de la atención del Altísimo y yo estoy modificando sus planes.

Así es como interferimos en aquello que es lo mejor para cada vida. Por supuesto que no siempre es así, pero ante situaciones que se presentan muy complicadas y que se prolongan en el tiempo, pensemos que Dios está obrando.

Puede que ÉL esté tratando de lograr un resultado, que nosotros ignoramos, pero que serÁ lo mejor para la vida de quienes pretendemos ayudar.

Obremos con prudencia!

Proverbios 2:2

Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría;

Si inclinares tu corazón a la prudencia.

Provérbios 2:2

Para fazeres atento à sabedoria o teu ouvido,

e para inclinares o teu coração ao entendimento.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

HONRA A…

Por las expresivas palabras de una joven mujer, pude volver comprobar lo difícil que puede resultar cumplir con los Mandamientos del Eterno.

Me explicaba con dolorosos detalles los problemas que tenía con su madre y con la indiferencia de su padre para tratar de solucionarlos.

En estas situaciones los argumentos resultan muy poco convincentes, sobre todo cuando es el propio Dios el cuestionado.

Como es posible que deba honrar a mis padres si son una parte de la tragedia de mi vida?

Creo firmemente en la Obra del Espíritu Santo, que nos capacita y pone las palabras apropiadas en nuestra boca y en el momento preciso.

No intenté convencer a la joven ni tampoco utilicé ningún argumento con relación al Altísimo. Solamente le dije que si se nos había mandado a honrar a los padres, solamente por eso era una razón suficiente para hacerlo.

Sin condiciones ni tampoco tratando de justificar situaciones especiales. Los padres deben ser honrados siempre, aunque nos cueste lágrimas y sufrimiento.

Un día llegara que el Supremo hará Justicia y nos brindará el Consuelo que nos falta y cumplirá la promesa que nos alienta.

Deuteronomio 5:16

Honra a tu padre y a tu madre, como Jehová tu Dios te ha mandado, para que sean prolongados tus días, y para que te vaya bien sobre la tierra que Jehová tu Dios te da.

Deuteronômio 5:16

Honra a teu pai e a tua mãe, como o Senhor, teu Deus, te ordenou, para que se prolonguem os teus dias e para que te vá bem na terra que te dá o Senhor, teu Deus.

Diego Acosta / Neide Ferreira

DESEAR LA HOMOSEXUALIDAD?

Blog del TIEMPO!

La capacidad de sorpresa sigue rompiendo sus propios límites. Un sacerdote de la iglesia episcopal escocesa ha escrito un tremendo comentario!

Afirma que la mejor manera de promover los casamientos entre personas del mismo sexo, es que el príncipe heredero de Inglaterra, el pequeño Jorge de cinco años, sea homosexual.

Incluso el sacerdote habla de que esa circunstancia sería una bendición, por lograr en el futuro el amor de un joven apuesto. Por añadidura aclaramos que él mismo ha declarado su condición de homosexual.

Las cuestiones internas de las iglesias deben ser resueltas por las iglesias. Esta es una norma que consideramos lógica y prudente.

Pero esta postura no nos exime de formular un severo llamado de atención acerca de lo que ocurre en algunas iglesias y de lo que se está gestando en otras, con relación a la violación flagrante de los Mandatos del Altísimo.

El 31 de Octubre recordamos el 500 aniversario del momento que se considera el inicio de la Reforma protestante.

Básicamente se trata de recordar que la Escritura y solo la Escritura, es la guía que debemos de tener quienes nos llamamos hijos de Dios.

Sabiendo que esa es la guía es que nos oponemos a la homosexualidad en cualquiera de sus formas, al casamiento entre personas del mismo sexo y a toda práctica que sea contraria a lo establecido por el Señor.

Dejando expresa constancia que debemos amar a quién está en condición de homosexualidad, porque tenemos la certeza que su vida puede ser restaurada por el Eterno.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

TRABAJO…!

Las personas del mundo la mayoría de las veces se quejan de su trabajo, se quejan porque están cansadas por el esfuerzo que les demanda.

Otros se quejan porque están haciendo lo que no les gusta o porque es diferente de aquello para lo que estudiaron.

El trabajo, la mayoría de las veces suscita quejas!

Lo sorprendente de esta cuestión, es que en el mundo espiritual, también ocurre lo mismo con muchas personas que se llaman hijos de Dios.

Están cansados de servir!

Están cansados de trabajar para Dios!

Como es posible?

La respuesta es tan simple como dura!

Quién se cansa cuando está sirviendo, es porque no está trabajando en el Espíritu, sino que se está esforzando en su propio esfuerzo.

Nadie que trabaje verdaderamente para el Eterno puede estar cansado!

El Altísimo renueva las fuerzas, tanto de los jóvenes como de los mayores!

Si declaro que estoy cansando en mi vocación de servir, es porque no estoy sirviendo a Dios, sino a mí mismo!

1 Corintios 15:58

Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes,

creciendo en la obra del Señor siempre,

sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

1 Coríntios 15:58

Portanto, meus amados irmãos, sede firmes e constantes,

sempre abundantes na obra do Senhor,

sabendo que o vosso trabalho não é vão no Senhor.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

NADA OCULTO

Más de una madrugada he tenido la necesidad de pedir perdón por mis temores y por mis flaquezas.

En realidad todo lo que pude haber hablado, el Eterno ya lo sabía, pero era necesario proclamar con mis palabras aquello que había hecho mal.

El origen de esta situación no es otro que el de esperar que el tiempo solucione los problemas, como es habitual que en el mundo se haga.

Procediendo así lo único que conseguí que las situaciones  tuvieran otra dimensión más grave, además de recibir la consabida pregunta: Por qué no hablaste antes?

Y es en ese momento cuando se comprende la magnitud del error cometido. Hablamos cuando no debemos y nos callamos cuando debemos hablar.

Por qué?

Porque ignoramos al Espíritu Santo que nos inquieta para tomar una determinada actitud y porque tenemos temor de las consecuencias de lo que podamos decir.

Y esto es lo triste: Si sabemos que Dios tiene todo bajo su Autoridad, por qué tememos cuando manda a obrar?

Se trata de que no debemos permitir que nada quede oculto, porque las aparentes buenas intenciones, destruyen relaciones, afectan a las congregaciones y lo que es peor, nos colocan muy tibiamente al lado del Altísimo.

Recordemos como hablaba Jesús, sin omitir nada y sin herir a nadie. Solamente con el supremo argumento de la Verdad.

Lucas 12:56

ES – !Hipócritas! Sabéis distinguir el aspecto del cielo y de la tierra; ¿y cómo no distinguís este tiempo?

PT – Hipócritas, sabeis discernir a face da terra e do céu; como não sabeis, então, discernir este tempo?

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

1 2 3